Los milagros evidentes

La atención como camino a la felicidad 

La felicidad es también una construcción.

Cultivar la felicidad de manera consciente es una elección que se basa en varios pilares: atención, gratitud, coraje para tomar las decisiones necesarias para mantener la paz interior, y perspectiva para dimensionar los acontecimientos en la proporción adecuada. Por supuesto, este estado está relacionada con el nivel de satisfacción vital. Sin embargo, todos hemos experimentado sensación de vacío incluso cuando todo parece estar bien, y sensación de serenidad y calma frente a malas noticias; lo que significa que más allá de los hechos, nuestra perspectiva determina la calidad de la experiencia.

Aunque el cerebro está diseñado para enfocarse en los problemas, puesto que los asume como una amenaza para la supervivencia, este mecanismo termina actuando en contra nuestra, porque al cerrar la perspectiva nos aleja de la solución. Prácticas como la observación del diálogo interno, la contemplación, y la respiración consciente, entre otras amplían el espacio interno, permitiendo al cerebro conectar con nuevos recursos y posibles soluciones. La atención es la capacidad de enfocarse en una situación, persona o proceso; Nuestra capacidad de seleccionar estímulos es limitada, y bajo situaciones de estrés tiende a reducirse. Es también una habilidad que puedes desarrollar y enfocar a voluntad.

Más allá de las situaciones, lo que determina nuestra experiencia es el lugar interno desde el que las asumimos.

Por lo tanto, la felicidad es también una cuestión de atención:

  • Atención a lo que está pasando ahora, en este momento.
  • Atención en la respiración y al cuerpo.
  • Atención con los regalos cotidianos que traen las relaciones
  • Atención con las bendiciones que damos por sentado, como el aire que respiramos, el sol que nos ilumina y la hermosa Tierra que caminamos.

La práctica de la atención tiene que ver con reconocer el poder que tenemos de elegir aquello que resaltamos del panorama, con la gratitud que cultivamos al poner consciencia en todo lo que está bien.

ESTOY VIVA

A veces como, como recién llegada de la guerra.
Como recién llegada a la vida.

Como con ganas, con deleite, con ansia.
Aún con el bocado en la boca, quiero más. 
Muerdo nuevamente.

Me unto los dedos.
Me unto la boca.

A veces me acuesto dormir con felicidad
Sentir el cuerpo en posición horizontal
Cerrar los ojos y no ver la luz
Estar desnuda
Sentir el peso de las cobijas.
Sentirme abrigada y protegida.

A veces pienso conectando.
Buscando.
Encontrando.
Preguntándome.
Escuchando lo que tengo para decir.

A veces puedo ver al Otro
Alegrarme de que esté vivo
De que nos conozcamos
De que vea el mundo distinto a mí
De que vea el mundo igual a mí
Sorprenderme porque me ve y me ama
A veces
No lo doy todo por hecho
Nada es obvio

Algunos días
Me doy cuenta de que estoy viva
Y es maravilloso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Abrir chat
Chat